miércoles, febrero 01, 2006

Crónicas de un taxista en Caracas

Bueno andaba perdido entre mis pensamientos y este tema se estaba cociendo entre otros dos que tengo engavetados en la cabeza, que poco a poco drenare, en fin resumiendo y como introducción de esta entrada, el lunes fui a Caracas, una ciudad que siempre me ha alimentado porque es en Venezuela donde puedes encontrar cualquier cosa, en fin como yo soy pobre usos los medios de transporte públicos y al llegar a Caracas y conociéndome sabría que me perdería así que tomo un “taxi”.

Buenos días, caballero me dice con fina voz, ¿hacia donde se dirige?

Pues a la alta Florida justo al lado de un concesionario Chevrolet.

Como todo taxista que le gusta hablar me pregunta – ¿joven de donde viene?

Con alegría le digo Valencia pana, y si no agarraba taxi nunca llegaría donde tengo que ir ya que me pierdo. Seguidamente contesta esto:

Coño hermano… así me paso anoche cuando di una carrera a un tipo, el fuerte fornido, papeado pues, un varón se podría decir, y resulta que me dicen que quería ir a ver mujeres, hermano cual seria mi sorpresa cuando me dice quiero ver shows, pero de hombres quitándose la ropa, un lugar de ambiente.

Mi risa fue sorprendente en ese instante, y continua relatando.

Chamo le dije al tipo, mira yo te respeto pero no se donde quedan esas cosas, y me pidió que buscáramos, coño viejo yo un carajo serio con un marico buscando maricotecas, esa vaina no se hace, pero la necesidad es arrecha, en eso el maricon me dice que es Colombiano y que trabaja en Atlanta, échale bolas y se queda en el hotel mas caro de Caracas que cobran como 700.000 la noche, en eso bueno preguntando y preguntando llegamos a un lugar de “ambiente” y me pide que lo espere, y yo arrecho lo espero porque el carajo me pago bien pues, mi sorpresa cuando lo veo saliendo corriendo y llorando brincando dentro del carro diciéndome arranca arrancaaaaaaa!!!

Le pregunte que le pasaba y me dijo, una mujer me agarro el pecho y me asuste, ahí dios y había un hombre bello que me agarro las nalgas, coño de la madre la mujer lo arruino, seguidamente me pidió que lo llevara a su hotel y que mañana lo pasara para dar mas vueltas, que va le dije caballero soy hombre serio no puedo hacer esas cosas.

Justo que el caballero taxista terminaba su cuento llegue a mi destino con una alegre sonrisa le pague 10.000 bolívares y desee buenos días.

Por cosas así es que Caracas es una ciudad salvaje.

Foto: taxista nulo sacado del internet.

2 comentarios:

Ina dijo...

Una vez un taxista se puso a llorar, decidió contarme cómo murió su sobrino la semana pasada, describiendo cómo quedó su cuerpo ya que lo mataron en la puerta de la casa.

Desde ese día ruego no me hable ningun taxista.

Mai Sequera dijo...

Jajajaja XD Un cuento de taxista es realidad pura contada con la percepción y el lenguaje más inocentemente contaminidado
Ej:
"Ganaron los Leones pero igual me rasqué y cuando ganó Chávez también me rasqué...todos celebrando: eh! presidente nuevo. Pero yo sabía. Yo no voté por ese loco. Yo sabía que ese señor nos iba a traer consecuencias a todos"- Taxista que me llevó el lunes a clases.